Tipos de riesgos en los mercados financieros

Tipos de Riesgos

Muchos inversionistas consideran que el éxito en una operación puede garantizar ganancias en operaciones futuras, sin embargo, es necesario tener presente que la rentabilidad se ve permeada por aspectos propios del mercado que son difíciles de controlar. Lo anterior no indica que las personas no puedan gestionar correctamente los tipos de riesgos existentes y, en este sentido, trabajen en busca de una mayor rentabilidad.


¿Qué riesgos existen?

Una de las principales características del mercado bursátil es la de ofrecer rendimientos significativos por lo rentables que pueden llegar a ser sus operaciones. Sin embargo, es la volatilidad el punto más importante de ellos ya que de esta dependen los repentinos cambios en los precios de los activos, los cuales pueden llegar a ser mínimos o evidentes.

Es esta la razón por la que es correcto afirmar que las posibilidades de generar ganancias son las mismas que las de obtener pérdidas, aunque el índice de fracaso siempre será subjetivo. Por esta razón, a continuación usted encontrará los principales tipos de riesgos a los que podría enfrentarse al momento de realizar sus transacciones financieras, los cuales se dividen en dos grandes categorías: riesgos cuantificables y no cuantificables.

  1. Riesgos cuantificables: Debido a la naturaleza de las operaciones, permiten que el inversionista calcule la manera en la que estos podrían afectar. En este tipo de riesgos la recolección de datos y de diferentes modelos matemáticos es útil para obtener cifras aproximadas de las pérdidas que se podrían Cabe resaltar que esta clase de riesgos se dan como consecuencia de tres factores: el mercado, los créditos y la liquidez. 
  • Riesgos de mercado: Se producen por los movimientos en el precio de un activo, los cuales son ocasionados por condiciones de la economía que influyen negativamente para el emisor de dichos activos y para quienes invierten en ellos. Una de las estrategias más usadas para gestionar estos riesgos es establecer un límite para las pérdidas y las ganancias desde la plataforma MetaTrader 4, usando las órdenes Stop Loss y Take Profit. 
  • Riesgos de crédito: Hacen referencia al incumplimiento por parte de un deudor al momento de cumplir con las obligaciones o condiciones pactadas en el contrato. Esto representa una afectación al inversionista pues existe la probabilidad de no recuperar su inversión. Lo anterior ocasionaría que se tuvieran que iniciar acciones legales contra la parte que incumple la obligación, lo cual podrían tener un costo a nivel de tiempo y dinero. 
  • Riesgos de liquidez: Representan la dificultad de liquidar la inversión que se ha realizado en un instrumento financiero. La liquidez de un activo usualmente depende de la demanda que exista en el mercado de valores en un momento en específico. Esto quiere decir que si hay menos partes interesadas en comprar, el precio del activo disminuirá y el inversor podrá incurrir en pérdidas. 
  1. Riesgos no cuantificables: Son aquellos tipos de riesgos que, debido a su naturaleza, no se puede calcular fácilmente lo que podría ocurrir si llegaran a suceder. Se clasifican en las siguientes subcategorías:
  • Riesgos legales: Son todos aquellos inconvenientes de carácter legal que pueden incidir en el cumplimiento de los compromisos pactados al momento de realizar la inversión. Los riesgos legales pueden ser mitigados a través de la lectura detallada de los contratos convenidos con el intermediario, y las características que estén presentes. 
  • Riesgos operativos: Son tipos de riesgos generados por fallas tecnológicas, de comunicaciones o por errores humanos. Aunque es difícil prever los riesgos operativos, es recomendable realizar una gestión efectiva de sus transacciones financieras, así como también verificar la seguridad con la que cuenta el intermediario en el cual está invirtiendo.
  • Riesgos reputacionales: Estos riesgos se refieren a las posibilidades de que una institución se vea afectada por algún tipo de desprestigio por parte de una persona, entidad, medio de comunicación, entre otros. Generalmente, los intermediarios e inversionistas pueden incurrir en este tipo de riesgos ya que, como se mencionó anteriormente, es imposible conocer el total de los beneficios que se vayan a obtener, si estos son obtenidos, debido a la fluctuación de los activos en el mercado bursátil.

¿Cómo mitigar estos riesgos?

Antes de incurrir en riesgos financieros es importante tener en cuenta la aplicación de técnicas y estrategias para gestionarlos, dependiendo del nivel de volatilidad que presenten. Una de las maneras de hacerlo, es analizando los mercados y las operaciones abiertas para mantener un control constante de estos mismos; también es necesario tener presentes los tipos de riesgos que los inversionistas están dispuestos a asumir con el fin de evitar pérdidas futuras. 

Controle los riesgos de sus operaciones con ROInvesting

ROInvesting le ofrece la posibilidad de acceder a un diverso centro educativo en el cual usted encontrará artículos, libros electrónicos, y vídeos tutoriales donde aprenderá sobre las características de los mercados y el uso de algunas herramientas útiles al momento de operar. 

Al hacer uso de estos recursos usted conocerá cómo mitigar los posibles inconvenientes que puedan aparecer en sus inversiones, teniendo en cuenta que el mayor de los riesgos es operar sin conocer los aspectos más importantes de los activos que componen el mercado financiero. Además, la atención personalizada de nuestros expertos financieros, disponibles 24 horas durante 5 días a la semana, hará que sus dudas e inquietudes puedan ser resueltas en el momento más oportuno.

Nuestra plataforma de operaciones y distintas herramientas esperan por usted. ¡Empiece a operar ahora con ROInvesting!

Acceda a nuestro centro de contacto y empiece a operar

Crear cuenta